La base racista del comunismo y el racismo de los viejos comunistas

Los comunistas se nos presentan hoy como los defensores del igualitarismo más radical y combativo. Pero su base ideológica es profundamente racista. Los primeros ideólogos de la teoría política más criminal de la historia en el siglo XIX y sus principales impulsores durante el siglo XX fueron tremendamente racistas. Muchos de ellos siguen siendo los modelos en los que se basa el merchandising comunista. Efigies como la del criminal Ché Guevara adornan camisetas, pegatinas y todo tipo de objetos vendibles. Nadie recuerda, o quiere recordar su racismo patológico. No sólo el Ché, también Marx, Engels, Mariátegui, … todos ellos fueron contumaces racistas.

Engels es uno de los casos más claros de racismo y uno de los que más muestras ha dejado en sus textos excritos. En las cartas cruzadas entre Engels y Marx, desacreditaban a Ferdinand Lasalle, socialista alemán, a quien veían como un rival en la dirección del movimiento obrero alemán. Entre las descalificaciones que le dedicaban se encuentran algunas con claros tintes racistas: “para mí está completamente claro ahora, como lo prueban la forma de su cráneo y su pelo, que desciende de los negros de Egipto, suponiendo que su madre o su abuela no se mezclaran con la negrada. Esta unión de judaísmo y germanismo sobre una base negra tiene que producir un producto peculiar. La protuberancia del colega es, asimismo, la propia de la negrada”.

El mismo Engels explica así el porqué de su apoyo a la conquista de California por los Estados Unidos en 1848, ratificado en los tratados de Guadalupe Hidalgo: “¿Es una desgracia que la espléndida California fuera arrebatada a los vagos mexicanos, que no sabían qué hacer con ella?”. Otros calificativos racistas eran usados en la correspondencia entre Marx y Engels. Así, se referían a los vascos como “basura racial” o a los eslavos como “deshechos étnicos”, y proponían el exterminio de estos pueblos, así como el de los serbios o los bretones.

En un artículo publicado por Marx y Engels en Neue Rheinische Zeitug (Nueva Gaceta Renana), el periódico dirigido por el propio Marx en Colonia en varias etapas durante la década de los años cuarenta del siglo XIX, escribían joyas como: “Con la excepción de los polacos, de los rusos y de los eslavos de Turquía, ninguna nación eslava tiene futuro, puesto que los eslavos no poseen las bases históricas, geográficas, políticas e industriales que son necesarias a la independencia y a la capacidad de existir. Los pueblos que no han tenido jamás su propia historia, que apenas han alcanzado el grado más bajo de la civilización, no son capaces de vivir y no podrán jamás alcanzar la menor independencia”.

Ernesto Guevara de la Serna, más conocido como Ché, es quizá el mejor producto del marketing y la publicidad comunista. Pocos son los seguidores de esta ideología que no lleven su efigie en camisetas, llaveros, pegatinas,… Seguramente pocos de ellos conocen frases tan significativas de su ídolo como: “Los negros, esos magníficos ejemplares de la raza africana que han mantenido su pureza racial gracias al poco apego que le tienen al baño…”. Ahora que el comunismo se apropia de los movimientos indigenistas en Hispanoamérica sería bueno recordar como el Ché se refería a los pueblos indígenas mejicanos como “una indiada analfabeta”.

Puedes comentar el blog con el autor en @Juanerpf o en la página de Facebook Los Crímenes del Comunismo.

Fuente

Escrito por Nico