La Santa Iglesia del Pensamiento Único

El montaje que tuvo como protagonistas a José Ignacio Palma (ex candidato a la FEUC) y a Johnny Olate (ex gremialista), todo esto en el marco de una acusación falsa de acoso sexual contra una alumna de la universidad, ha levantado las alarmas en la comunidad estudiantil de dicho establecimiento.

En este momento, todos los estudiantes de la Pontificia Universidad Católica de Chile están en peligro. No tanto porque hechos de este tipo puedan volver a repetirse con otros protagonistas, sino porque dentro la institución pareciera que no existe sentido común y pensamiento crítico por parte de ciertos grupos enmarcados en la famosa consigna “#YoTeCreo”. Estos movimientos políticos universitarios que encarna Surgencia y Nueva Acción Universitaria por solo nombrar dos, están en contra de la presunción de inocencia y el debido proceso. Pero no sólo eso, están totalmente contra la corriente cuando se trata de realizar ejercicios simples de crítica que, se supone, todos deberíamos poner en práctica. Por ejemplo, poner en duda, bajo cualquier contexto y circunstancia, la palabra de un sujeto que es capaz de acusar a otro de una serie de cargos. Sean cuales sean estos.

Hoy por hoy, gracias a estos jóvenes, se está subvirtiendo la categoría de víctima y está re significándose el término. Todo en pos de aplicar al pie de la letra la agenda feminista y progresista. Esto, pasándose por alto la oportunidad del acusado o de la acusada de defenderse; lo que da paso a tremendas funas a través de Internet, que pueden dejar por el piso el honor de la persona que es acusada.

De este modo, se va configurando una nueva iglesia: la Santa Iglesia del Pensamiento Único. Una que será implacable con quienes, supuestamente, incurran en malas prácticas. Poniendo en marcha una máquina inquisidora sin límite alguno. Es así como todo estudiante de esta y todas las instituciones universitarias de Chile está en grave peligro. En peligro de hacer, peligro de pensar, peligro de decir y peligro de dialogar.

Por: Nicolás Reyes

Escrito por Nico