Victimas de la inmigración: alcaldes pidieron más plata ante crisis migratoria que estaría afectando a sus comunas

El constante flujo de inmigrantes desde países vecinos hacia Chile es un hecho. Así también el impacto que generarán en cada una de las comunas donde, en mayor o menor medida, buscan un nuevo hogar personas que vienen huyendo de las pésimas condiciones de sus países de origen.

Después de las crisis ocasionadas –mayormente– por la izquierda en países latinoamericanos, los extranjeros ven a Chile con buenos ojos dadas las condiciones económicas y de Estado de bienestar que existen en el país.

Es así como la población de inmigrantes se ha concentrado en 4 comunas, en las cuales ya superan el 10% de la población total de cada comuna. Esto según un informe de Instituto Nacional de Estadísticas que entregaría datos que no dejan a nadie indiferente: las comunas más afectadas con el flujo migratorio son Antofagasta, Las Condes, Independencia y Santiago Centro.

La comuna más problemática viene siendo Independencia, donde de los 110 mil habitantes, 47 mil son inmigrantes, es decir, alrededor del 45 por ciento. Su alcalde Gonzalo Durán (Socialista) ha señalado que «somos respetuosos y acogedores de ola migración, pero evidentemente en este volumen y en estas condiciones genera externalidades incluidas las financieras. La dimensión de la migración en Independencia exige que también podamos contar con recursos adicionales para enfrentar estas externalidades».

Dados los acontecimientos, los Alcaldes estarían exigiendo que se les entregaran más recursos; dineros que saldrán de los bolsillos de todos los chilenos gracias a los impuestos que todos pagamos (aunque no vivamos en esas comunas que presentan estas problemáticas).

Mientras crece el rechazo a las políticas migratorias en nuestro país, una de las Alcaldes que están sufriendo el desastre generado por el pasado gobierno de Michelle Bachelet, llama a que se acabe la sensación de que «los inmigrantes vienen a quitar trabajos» (sí, como en South Park).

«Lo que se ve en materia de cesantía hoy día también exigirle a las empresas que no se vayan por lo fácil. Entiendo que hay una obligación de contratar un mínimo dentro de sus trabajadores de población migrante, pero que no se reemplace la población chilena por la migrante para abaratar costos porque ese también es un daño que nos estamos haciendo nosotros mismos y la gente percibe que está sensación de que los migrantes vienen a quitar los trabajos a los chilenos«, señaló Karen Rojo, Alcalde de Antofagasta.

Por otro lado, uno de los actores que ha sido sindicado como parte del problema migratorio también han dado su punto de vista. El Servicio Jesuita Migrante, en voz de Juan Pablo Ramaciotti, aseveró que «Eso permite poder pensar políticas públicas de manera focalizada y con mayor integralidad. La llegada de personas extranjeras puede ser una oportunidad considerando que las personas migrantes tienen mayor disposición a desplazarse y a moverse buscando nuevas oportunidades para impulsar políticas que incentiven la descentralización, no solamente de las personas migrantes si no que del país en general».

Al parecer, el paraíso idílico que algunos pintaban a todos los chilenos, en el cual no existen problemas con alto flujo migratorio, se acabó. 

Nuevamente pagan los que siempre lo hacen: los ciudadanos. ¿Cómo? Viendo mermados sus dineros que mes a mes se ganan honrada y esforzadamente gracias a las altos impuestos que se cobran en Chile.

Apoya a los medios de comunicación libres.

Clickea uno o varios anuncios que veas en este sitio, o conviértete en nuestro patrocinador a través de Patreon (clic aquí)

Escrito por Nico