WWE vs AEW: Cuando la competencia entre privados beneficia a todos

wwevsaew2

El sábado 25 de mayo tuvo lugar el tan esperado evento de pago por ver de All Elite Wrestling, la nueva empresa de deporte espectáculo que llegó a remecer al mundo de la lucha libre a nivel mundial. Pero no estamos hablando de cualquier proyecto o emprendimiento en el mundo del wrestling, estamos hablando de millones de dólares invertidos con un solo objetivo: hacer frente a la empresa que concentra el monopolio de los fanáticos a nivel mundial, la World Wrestling Entertaiment.

AEW fue fundada por Shaid y Tony Khan, dueños del equipo de fútbol americano los Jacksonville Jaguars, quienes invirtieron 100 millones de dólares en 4 personas: 1 luchador de talla mundial a nivel de empresas de lucha independientes, 1 tag team conformado por 2 hermanos que llevan más de 10 años cautivando a fanáticos de todo el mundo en el circuito independiente y un ex WWE, quien es el hijo de uno de los luchadores más grandes de la historia del wrestling: Dusty Rhodes. Ellos son Kenny Omega, The Young Bucks y Cody Rhodes. La relación entre estos 4 personajes nace en una de las empresas que más ha invertido en la industria del entretenimiento deportivo, la New Japan Pro Wrestling. En esta empresa, se creó un equipo llamado “The Bullet Club”, el cual más tarde pasaría a la historia como un semillero de nuevos talentos jóvenes y feudos que llenarían recintos deportivos de fanáticos. Entre el año 2013 y 2016 se unieron Cody y los Bucks, formando más tarde un sub grupo llamado “The Elite” junto a Kenny Omega. Fue tanto el éxito de The Elite, que en el año 2018 estos 4 luchadores llevaron a cabo un evento de lucha que pasó a la historia. Este se llamó “All In” y figura como el evento más visto de la historia de la lucha libre, de los que no forman parte de WWE y la tan recordada WCW. Fue así como los Khan decidieron apostar por estas 4 figuras, las cuales haciendo buen uso de sus contactos y el dinero, fueron en busca de los mejores talentos de otras empresas que tuvieran el coraje de abandonar sus respectivos proyectos o tender nexos entre las suyas y un proyecto totalmente nuevo. A este proyecto fue que se le llamó All Elite Wrestling. De este modo, comenzó el éxodo de grandes luchadores de la industria hacia la AEW. Christopher Daniels, Pentagon Jr., PAC, Jimmy Havoc, Frankie Kazarian, entre otros que actualmente componen el roster de la empresa, se les unieron personalidades importantes del mundo de los referees como Herl Hebner y voces históricas y tan recordadas, como Jim Ross, Justin Roberts y el querido ex comentarista en español de WWE Hugo “Por poquito” Savinovich. De este modo, no sólo ficharon a un gran número de superestrellas, sino que hicieron convenios con famosas empresas de lucha, como la mexicana AAA y la japonesa OWE.

Pero el nombre que más impacto generaría en las expectativas de la fanaticada mundial sería el de nada más y nada menos que: Chris Jericho. El famoso Lion Heart, quien se convirtiese en el rostro del negocio más grande de Vince McMahon, el actual dueño de WWE, cuando este compró a su competencia directa en los años 90: la WCW. Jericho fue el primer campeón unificado de WWE y WCW, en la época que dio término a la famosa era Attitude de la WWE. Una era que nació a partir de la competencia entre ambas empresas, cuando McMahon comenzó a temer que el poderío de su proyecto se fuera en picada. De esta recordada era nacieron estrellas como Stone Cold Steve Austin, The Rock, The Brothers of Destruction y tantos otros, quienes en los años 90 debían competir directamente con WCW, una empresa que estaba fichando a los luchadores más famosos de la historia de la WWE. De esta competencia de los lunes por la noche fue que resultó una camada de fanáticos que hasta el día de hoy recuerdan la era más grande de la WWE.

Pero lo importante no es el fichaje de Jericho en sí, lo importante es lo que trajo consigo.

Con la llegada de Jericho, famosos del circuito independiente y talentos que WWE no supo ni ha sabido aprovechar, ha generado un remezón en la empresa de Vince McMahon. Sólo el fichaje de Jericho con AEW ha provocado que esta suba sueldos en masa a sus luchadores, en especial a los más nuevos, para evitar que abandonen la empresa y emigrar a la competencia. Muchos luchadores están re pactando sus contratos por sueldos que llegan hasta los $500,000 anuales. Chris Jericho en una entrevista con Insider TV aseguró que todos los luchadores de la WWE le deben las gracias, ya que si no es por él, no estarían mejorando sus condiciones labores. Aseguró que «Todos merecen el dinero que ganan, pero nunca lo habrían obtenido antes ni en ningún otro lugar. (…) Vince no quiere que nadie venga a AEW. No quiere que se genere un éxodo masivo. Seas un telonero o un main eventer como Roman Reigns. No quiere que nadie se vaya».

Jericho considera que la irrupción de la AEW es una clara declaración de guerra desde el circuito independiente y otras empresas ya consagradas de la industria, como por ejemplo Impact Wrestling, contra el gigante que ha concentrado el monopolio del entretenimiento deportivo por casi 20 años. Esto les dará una opción no sólo a los luchadores de escoger una empresa que les pague bien por sus labores, también será genial para todos los fanáticos de la lucha libre, quienes buscan no sólo consumir el producto que entrega la WWE, sino ver buen entretenimiento: esto se refiere a los beneficios de una buena producción con excelentes resultados. Resultados como los que obtuvo el primer evento de AEW «Double Or Nothing», el cual críticos especializados en la materia ya consideran el mejor evento en lo que va del año.

Una muestra de esto es la nota de 5 estrellas que entregó el famoso crítico de wrestling Dave Meltzer. La pelea Dustin Rhodes vs Cody Rhodes recibió la nota más alta del crítico. Ambos son ex luchadores de la WWE, quienes tuvieron carreras largas, pero no tan prominentes en la empresa. Ambos son estrellas con una calidad en el ring excepcional, herederos de un talento intergeneracional gracias a uno de los fundadores de la lucha libre norteamericana: «The American Dream» Dusty Rhodes. No ganaron muchos títulos ni mucho menos los más prestigiosos durante su paso por la empresa de Vince McMahon, y mucho menos los creativos responsables de crearles sus historias, feudos, argumentos y luchas, los involucraron en combates de embergadura. Pero AEW supo aprovechar el talento y experiencia de ambos, generando una lucha digna de antología.

Cuando la competencia entre privados se genera en conjunto a mecanismos de transparencia efectivos, en igualdad de condiciones y con muchos actores que no influyan negativamente al mercado generando monopolios, oligopolios o carteles de colusión, todos ganan. Tanto los productores que pueden maximizar sus ingresos produciendo de manera eficiente, lo que se traduce en buenos sueldos para los trabajadores; como los consumidores que podrán acceder a productos de mejor calidad, gozando de una variedad de precios y más posibilidades para que todos puedan acceder a productos y servicios.

Es así como los frutos de la competencia están beneficiando tanto a luchadores como a fanáticos, y aún queda mucho por delante. AEW ya cuenta con WarnerMedia para un show semanal de lucha libre en vivo que será emitido a través de TNT en otoño de 2019 en los Estados Unidos.

Por: Nicolás Reyes Bórquez

Escrito por Nico